NO LUCE BONITO QUEJARSE

Ya, ya sé que no luce bonito quejarse.

sorry

Ya, que encontráis raro que ahora, de sopetón, escriba en castellano, siendo yo catalana de nacimiento y empordanesa de adopción.

Pero claro, digo yo que a quien coño le importará si me quejo o no y en qué idioma lo haga, ¿verdad? Juro que no hay nada político detrás de este escrito.

Es que esta semana estuve hablando con una (que no una cualquiera) que justo habla mucho en castellano (básicamente porque es su lengua materna y, aunque vive aquí y se defiende estupendamente en catalán, pues bueno, que se la ve más cómoda luchando en castellano), y nada, que se me pegó un poco y hoy, como que parecía que la queja me gorgoreaba, al decidir escribir mis penurias, han empezado a salir a borbotones palabras en español. ¿Y para qué disimular? ¿No es de lo más chic poner titulitos en inglés y usar locuciones en francés? Pues venga, que un día es un día, y así practico un rato, que no creo que me pase nada grave (si mañana no oís nada de mi en las redes sociales o me encontráis llorando por la calle será que mis amigos creen que he perdido lo poco in que tenía y prefieren que sepa alemán a castellano, retirándome su amistad virtual o presencial).

Lo dicho, que he empezado a escribir y mis genes aragoneses se han revuelto un poco dentro de las celulitas y me estoy dando cuenta de que mucho más incómoda que escribiendo en catalán no me siento, no…

Pero yo pasaba por aquí a quejarme, ya lo he dicho, auque aún no haya empezado. Voy.

Me cago en la gente que te quiere cuando le sirves pero que te olvida cuando ya no. Me cago en esas personas y les retiro para siempre mi intimidad. Porque otra virtud no tendré, pero fiel a mis amigos soy, paciente con sus chorradas también, empática y comprometida, la que más, pero gilipollas ya no. Que aunque me guste ayudar, escuchar y divertirme a trochemoche, también necesito mi dosis diaria (o con pocas deficiencias ocasionales) de vitamina C; C de caso, de consideración, de cariño. Así que supongo que por fin, después de 39 años, empiezo a comprender que no todo el mundo da lo que recibe y, sobretodo, estoy preparada ya a no esperar nada de lunáticos, egoístas e interesados. No prometo (tampoco nos pasemos, que un poco imbécil sí soy) dejar de ofrecerles lo que me venga en gusto darles.

Me cago en la manía que tienen algunos de criticar a destajo a cualquier persona que no entre en sus patrones de persona normal (y ya no digo de persona “guai”). Véanse casos de personas espirituales, personas que abrazan árboles, personas con problemas mentales o gentes demasiado creativas, que son objeto de burlas y acumulan el desprecio de los intolerantes hacia su trabajo o personalidad. Iros a freír espárragos. No sois ni la mitad de lo que os creéis y, además, estáis llenitos de prejuicios y malas vibras, seguro que si os miráis al espejo jamás estáis espléndidos, sino que os veis pálidos y con los ojos opacos. Eso no es de trabajar encerrados frente al ordenador, no, eso es que vuestra cerradísima mentalidad no deja entrar ni un poco de luz fresca tolerante para traeros felicidad más allá de las apariencias.

Aunque he tenido muchas más razones para cagarme en alguien esta semana, creo que por hoy ya he publicitado suficiente. De hecho empiezan a fatigárseme las neuronas castellanas y me da miedo que los genes valencianos sientan celos y reclamen su espacio entre estas líneas.

Ala, buenas noches a todos los buenos amigos que aún tengo, os quiero. Y a los obtusos, que os den morcilla.

Anuncis

M'agrada que comentis

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s